domingo, 21 de diciembre de 2008

¡Felices Fiestas!




Lic. Natalia Gil de Fainschtein




jueves, 18 de diciembre de 2008

Los riesgos de ser joven en Argentina

Por: Georgina Elustondo

Los principales problemas son la pobreza, el sida, la baja escolarización, el alcohol y la droga.

Deberían tener, como supone un orden "natural" que habla de un camino que arranca en la infancia y termina en la vejez, garantía o, al menos, altas probabilidades de un futuro largo y prometedor. Sin embargo, casi la mitad de los jóvenes argentinos corre algún tipo de riesgo: está expuesto a situaciones que pueden interrumpir su desarrollo o reducir su potencial. Lo afirma un flamante informe del Banco Mundial, al que Clarín accedió en exclusiva, que fue presentado en la jornada "Políticas de juventud en Argentina", organizada por el Ministerio de Desarrollo Social bonaerense. Fue elaborado con la colaboración del Gobierno argentino y de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, que hizo una encuesta sobre Condiciones Sociales de la Juventud.


Según sus datos, el 46% de los chicos y chicas de entre 15 y 24 años tiene una "alta probabilidad de involucrarse en conductas de riesgo". Hablamos de casi 3 millones de jóvenes, de los cuales el 31% "ya ha tenido conductas riesgosas" y el 15% está o ha estado "expuesto a factores de riesgo" que "dificultan su transición exitosa a la adultez". Es más: el informe advierte que "las probabilidades de que un joven de 15 años muera antes de cumplir 60 años son mayores que las esperadas para un país con los ingresos de Argentina".


Los expertos analizaron las cinco transiciones que, según un esquema aplicado en el Informe de Desarrollo Mundial, marcan un antes y un después en la vida de los jóvenes: finalización de la escuela y continuación del aprendizaje, inserción en el trabajo, estilo de vida saludable, formación de una familia... "Existe un grupo numeroso de jóvenes que corre el peligro potencial de involucrarse en conductas riesgosas como la deserción escolar temprana, el desempleo, la inactividad, el uso y abuso de drogas, los accidentes de tránsito, la actividad sexual riesgosa, la paternidad temprana, la poca participación cívica y los problemas de delincuencia", reza el informe. "Si el Estado no invierte en la juventud se perderá la oportunidad única de proporcionar a la próxima generación las capacidades necesarias para convertirse en los conductores del crecimiento y romper el espiral intergeneracional de pobreza y desigualdad". En lo que hace a educación, el informe destaca que un tercio de los escolarizados está retrasado en sus estudios. Los especialistas destacan que la repitencia y la deserción desencadenan otros problemas. "En Chaco y Misiones las tasas de fecundidad adolescente superan los 100 nacimientos cada 1.000 personas, un tasa comparable con la de África".


También hay datos significativos sobre empleo: dice el informe que casi 1 de cada 10 chicos de entre 7 y 14 años trabaja y no estudia, que el desempleo en los jóvenes triplica al de los adultos y que les pagan menos.


El consumo de alcohol también preocupa: "el 20% de los varones jóvenes beben en exceso los fines de semana, una conducta fuertemente relacionada con una mayor propensión a cometer delitos", enfatizan. Otros datos que consideran señales de mayor riesgo tienen que ver con el tabaco. "La juventud, y sobre todo las mujeres, empiezan a fumar cada vez más temprano". Los niveles de VIH/SIDA en los jóvenes argentinos alarman: "son entre un 100 y un 200% más altos que los de sus pares uruguayos y chilenos".


Dorte Verne, representante del Banco Mundial, destacó que "los jóvenes son el principal grupo etario en Argentina" y advirtió que, "si no se toman medidas que mejoren su situación, van a transmitir esas conductas de riesgo a las generaciones que los siguen".


Fuente diario Clarín 2-10-08

domingo, 7 de diciembre de 2008

La contrapublicidad

La publicidad es un reflejo de nuestra sociedad consumista, materialista y hedonista.
Crea necesidades para luego vender productos que supuestamente las satisfacen.

Vean la siguiente presentación y luego visiten el itio sugerido debajo.
Hay muy buena información e ideas para trabajar en el aula con alumnos de cualquier edad.


La contrapublicidad
View SlideShare presentation or Upload your own. (tags: educacion plastica)

Publicidad: un análisis crítico :

http://www.isftic.mepsyd.es/w3/recursos/fp/publicidad_un_enfoque_critico/index.htm

jueves, 4 de diciembre de 2008

¿Todo tiene un precio?







Una vez más nos llegó la temporada navideña y con ella, la bulla de las ofertas y promociones.


En vez de un ambiente de reflexión y recogimiento, un ambiente comercial nos aturde, las ofertas de las tiendas compiten por nuestros bolsillos mientras que nosotros repetimos que "los tiempos no están como antes".


"Quisiera sacarme la lotería"(piensan muchos) y entonces podría comprarme todo lo que veo en las tiendas, e incluso hoy, con dinero, podría comprarme algo más..."



Me entristece escuchar aquello de que "todo tiene su precio en la vida" porque quizás las cosas que más anhelamos no tengan precio.



Quisiéramos ver un mundo con justicia e igualdades para todos y una vida útil para los demás. Todo esto no puede comprarse, tal vez porque todos ellos implican valores humanos y éstos no se consiguen con dinero: Peor aún, se pierden con dinero.Lealtad, Fidelidad, Honor, Sinceridad...los más altos valores se compran y venden en los últimos tiempos. De ahí que se diga que "todo hombre tiene su precio". Y si bien la mayoría de nosotros está en desacuerdo con ello, a medida que analizo nuestra sociedad de hoy, me doy cuenta de que muchas veces se cae en el juego, por ejemplo, cuando consideramos que cualquier actividad vale la pena siempre y cuando se saque algún provecho, alguna ganancia. De no ser así "se ha perdido el tiempo”.



Hoy, si uno es generoso, lo tildan de tonto y si te sacrificas por los demás has caído en la locura.



Tienes "buenos amigos" si poseen una condición económica que podrías aprovechar alguna vez, no porque sean personas valiosas por sus virtudes. Incluso hay gente que llega al colmo de comerciar con Dios o algún santo ofreciéndole a cambio de "una ayudita”, una ofrenda. Pero si no le cumple, el trato queda en nada.


Y no faltan los que cuando hacen una obra de caridad esperan ganarse indulgencias, es decir "beneficios en el más Allá”, producto de su inversión hecha en esta vida.



Hoy no se habla de valores humanos sino de cuánto cuesta mi trabajo, mi energía, mi tiempo o mi sonrisa.



Nos hemos puesto precio hasta nosotros mismo.


¿O no decimos acaso:"este tipo se vende bien"?.



Esta manera de ver la vida ha hecho que incluso nuestra historia tenga un trasfondo económico.



Se dice que los motores ocultos de los hechos históricos son intereses económicos.


Nunca antes el hombre vio de manera tan comercial la vida. Si le preguntáramos a un griego de la época clásica sobre qué es lo más valioso en el mundo nos diría que el honor, el valor y la patria, mientras que interrogamos a un curaca del antiguo Imperio de los Incas nos diría que no hay nada más valioso que las ofrendas consagradas al Dios Inti y los tributos amorosamente a la Pacha Mama.



No es cierto que el mundo sea comercial, si no que así es como lo vemos.


La pregunta sería:



¿Queremos que sigan las cosas así?


¿Somos felices en un mundo como este?



Evidentemente no.


Es hora, entonces de construir un Mundo Nuevo partiendo de cambiar nuestra manera de pensar, de sentir y de ver la vida.



Es hora de descubrir lo auténticamente valioso que hay en los hombres y vivir conforme a ellos. Porque sólo con hombres y mujeres mejores se podrá hacer un Mundo nuevo y mejor.



Gracias por tu atención, y que tengas una exitosa semana.



Con todo mi aprecio,Erick Correa


Fuente: Boletín de Idealistas.org

miércoles, 3 de diciembre de 2008

Límite y castigo por el Prof. carlos Wernicke

 

Tomó la zapatilla y le dijo:

Si te reís de vuelta, si decís una sola palabra, te bajo los dientes. El chico hizo lo único que sabía hacer cuando era presa de los nervios. Rió.

Elija usted como sigue la aventura.

La escuela, se suele escuchar, es el lugar donde "se aprende para la vida." Nada más erróneo. La escuela es la vida, aquí y ahora. Dicho de otra manera: Los alumnos ya son humanos, no es que lo serán en un futuro. Son humanos desde antes de nacer, y aprehenden estímulos y aprenden, incorporan estímulos a su bagaje personal desde antes de nacer.

No sólo aprendemos los estímulos verbales. Mucho antes de entender las palabras, mucho antes de darnos cuenta de que las palabras sirven para comunicarnos, ya aprendemos de las vibraciones (la onda) que se produjeron en el ambiente a consecuencia de determinada conducta nuestra, de las resonancias que sentimos (a modo de sensación) en el cuerpo a partir de los gestos del otro. Y desde entonces reaccionamos como podemos (con conductas) a las conductas del otro, y el otro reacciona a nuestras conductas, y nosotros re-reaccionamos, y así.

Para poder cumplir con su cometido, ciertos profesionales están obligados a pensar qué produjo las conductas propias y ajenas. De esa forma les es posible reaccionar no ya meramente a conductas, sino a las necesidades básicas insatisfechas, los sentimientos y los pensamientos propios y ajenos. Entre esos profesionales se hallan los terapeutas y los educadores. Tan central es esto, que considero que el terapeuta o el docente que no pueden realizar este ejercicio no deberían trabajar en estas profesiones.


Límites

Puesto que la palabra límite ha sido bastardeada y en muchos casos se usa como sinónimo de castigo, propongo que pensemos en los límites como una frontera.

Todos, desde siempre, ahora y para siempre, tenemos límites (fronteras) a nuestro derredor. Esto es bueno, sano y normal, educativo, terapéutico. Tenemos límites naturales. Yo llego hasta mi piel en lo físico, hasta unos cuantos metros si grito, y nos cuidamos mucho al traspasarlos: La vida se hace difícil bajo el agua o en el Everest.

Otros seres vivos nos significan fronteras, y nosotros somos la frontera de otros; así, donde yo estoy no puede haber otro al mismo tiempo, y cuando hablo, el otro debe callar para entendernos.

A lo largo de la vida son los límites los que nos permiten desarrollarnos. Al principio de la vida yo no podía ir más allá de los brazos de mis padres, de mi habitación, de mi casa. Los límites se fueron ampliando con mis necesidades de expansión, y aparecieron otros nuevos, propios de cada edad, que mis adultos supieron poner con tino.

En ocasiones, por inexperiencia quise traspasar esos límites. Mis sabios adultos permanecieron firmes, y eso simultáneamente me enojó al comienzo y me tranquilizó después: Hay alguien que se ocupa de lo que me supera. Aún hoy, ya adulto, me alegro de que Alguien se ocupe de los sanos límites de mi condición de humano.

Sin límites, el niño no puede desarrollarse; necesita un ritmo, un sistema, un orden, un lenguaje. Todo eso proviene al principio desde el afuera.
Yo pongo límites a otros, siempre los puse (o traté de hacerlo). Específicamente, pongo límites cuando percibo un daño para mi persona: Por extensión, soy sanamente limitador cuando el otro se ha de dañar a sí mismo o dañará al grupo.

En conclusión: Debe existir un límite siempre que haya posibilidad de daño. Todo lo demás ha de estar permitido.


Castigo

El castigo pretende modificar conductas. No repara en necesidades básicas ni sentimientos ni pensamientos. El castigo es malo, enfermo, anormal, antieducativo y antiterapéutico. Es enfermante. Es antidemocrático. Por si esto fuera poco, quién sólo deseara modificar conductas goza de un amplio repertorio de posibilidades técnicas, más efectivas que el castigo.

Está comprobado que el castigo suprime conductas sólo momentáneamente, sin lograr una modificación constante. Los resultados del castigo duran poco. Para que el castigo sea efectivo (?), por otra parte, todo consiste en encontrar el umbral de cada individuo. Desde la mirada atemorizante hasta la tortura, es simplemente cuestión de grado.

Lo fundamental es plantearse el objetivo: ¿Qué quiero del otro? ¿Qué me quiera, y así sea aún dentro de décadas, o simplemente que me obedezca? Si el otro no me interesa nada, y lo único que quiero conseguir es que no me moleste, sólo entonces, puedo castigar: A sabiendas de que le estoy infundiendo temor, miedo, terror o pánico, lo que haga falta, a sabiendas de que estoy provocando su enfermedad física y/o emocional.

Los castigadores son enfermos. Educadores y terapeutas no deben ejercer su profesión si no saben interactuar de otra manera. El castigo nunca es un recurso pedagógico.


¿Qué límites hay que poner?

No importa el lugar físico ni el tipo de interacción (hogar, escuela, oficina, consultorio), la modalidad de interacción debe estar destinada a reducir la ansiedad y no a elevarla. Disminuyen la ansiedad (porque satisfacen necesidades básicas y dan placer) las consignas claras, el respeto constante por el otro, las demostraciones de confianza, la conversación acerca de los sentimientos genuinos de cada uno, la propia tranquilidad, la honestidad, el respeto por uno mismo, la relajación.

En educación estoy reseñando una "pedagogía blanca", en contraposición a lo que K. Rutschky llamó "pedagogía negra".


Efectos del castigo

El castigo se basa en la producción de miedo. El temor es el sentimiento de estar (ser) amenazado. La amenaza es una propuesta de daño. Por eso la amenaza también produce miedo.

Los miedos se acumulan durante la vida en músculos y órganos. Se eleva la ansiedad, los músculos quedan constantemente tensos y los órganos, a lo largo de décadas, enferman.

El castigo deja huellas en el aprendizaje: Los elementos ambientales que rodean al castigo producen la memoria de aquel castigo y reproducen los efectos de entonces.

Ante castigos repetidos, el sujeto trata de evitar la situación y huir (físicamente o mentalmente: se distrae, por ejemplo). Por eso, el castigo produce fracaso escolar. Que provoca más castigos, etcétera.

Como los aprendizajes se generalizan, saco la conclusión de que los adultos (todos) son potenciales castigadores; y de que si mi hermano o mi compañero han sido castigados yo puedo ser el próximo (miedo a pesar de que no fui yo el castigado, sino simplemente por vivir experiencias castigadoras o en un ambiente castigador.)

Las interacciones personales se aprenden de modo no consciente. Si he sido castigado o viví en un ambiente castigador seré un castigador sin querer. La imitación no lo es sólo de castigadores reales, sino también de castigadores de fantasía, en particular, personajes violentos en la televisión.

Esto último está harto investigado y comprobado, de modo que los gobernantes deberán legislar de manera de no ser cómplices conscientes de la atemorización de vastas capas poblacionales.

El castigo aumenta la ansiedad, y ésta pone inquietos (movedizos) a los niños, que en esas condiciones no pueden aprender.

Castigue usted a un niño y obtendrá:

Aumento de:
ansiedad
tensión
inquietud
desatención
evitaciones
planificación de evitaciones
falta de placer por la vida

Reducciones de:
creatividad
interés
aprendizajes
rendimiento
placer por la vida


Dónde se castiga

De inmediato se piensa en el hogar y la escuela. Pero también -¡además!- se castiga a diario en nurseries, guarderías, jardines de infantes, universidades, instituciones de minoridad, instituciones no educacionales (por ejemplo clubes), medios de comunicación, consultorios médicos y no médicos, geriátricos, cárceles, salas de parto, hospitales, medios de transporte.

Hasta hay grupos "políticos" y aún pseudorreligiosos que basan su accionar en la atemorización por el castigo.


Soy un castigador: ¿puedo cambiar?

Sí. Primero debo darme cuenta de cuán frecuentemente, con qué método y a quiénes castigo. Se castiga pegando, usando miradas atemorizantes, amenazando, gritando, quitando placeres, haciendo doler física o emocionalmente, despreciando, ridiculizando, coartando, reprimiendo, no satisfaciendo necesidades básicas, no interesándose por los sentimientos del otro.

En segundo lugar, debo hacer memoria. ¿Quién(es) me castigaron? ¿Cómo respondía yo? ¿Qué sentía yo?

Por fin, debo animarme a inventar alternativas y prohibirme castigar (a mi vez perder el miedo), quizás pidiéndole a otros que me ayuden: la pareja, compañeros de trabajo, un terapeuta.


Frases que dan miedo:

  • Lo miro y él ya sabe.
  • Les tomaré una prueba sorpresa.
  • Saquen una hoja (sin previo aviso).
  • Te espero a la salida.
  • Sos boleta.
  • Si seguís así no me tenés más.
  • ¿Quiere un uno usted?
  • No hay recreo (incluso por absurdas teorizaciones supuestamente
    "pedagógicas").
  • Aquí terminó la entrevista.
  • Comé todo, te digo.
  • Hacé lo que quieras (no te pongo límites).


Colofón

El pequeño castigado de hoy es el gran castigador de mañana. Por eso me da gran tristeza -qué impotencia siento- cuando oigo a adultos decir "yo estoy orgulloso de que mi padre me castigara, así salí derechito", y los veo castigar impunemente a sus hijos, alumnos o pacientes.

Pero aún más amargo es el sabor cuando le pregunto a niños castigados cómo habrían procedido en la misma situación si les hubiera tocado ser el padre. "Yo también habría castigado a mi hijo, para que aprenda", contestan resignados, y ante su provocada cortedad de miras, su provocado empequeñecimiento emocional, su provocada falta de alternativas, sus sentimientos reprimidos, me doy cuenta de la inmensa importancia de la tarea de pedagogos y terapeutas: Satisfacer, ayudar a elaborar, permitir el normal desarrollo, informar, permitir la formación. Y me doy cuenta de cuán importante es la reflexión de estos temas por educadores y terapeutas, a diario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Páginas vistas en total

Recomendaciones 2015